Palabras Clave

Atributos personales a desarrollar: curiosidad, diversidad mental, interés por temas cotidianos y por el entorno, aprender a escuchar y a comunicarse amenamente, utilizar el humor.

La Mitología de los Nodos de la Luna

En la astrología védica, a los nodos se los llama Rahu y Ketu, la cabeza y la cola del dragón. La mitología cuenta que los dioses y los demonios cooperaron para agitar el material galáctico llamado Leche Oceánica, y así es como generaron Amrita, el néctar de la inmortalidad que estaba destinado solo a los dioses. Pero uno de lo dragones bebió un sorbo de él. Vishnu, el protector del Universo, lo cortó en dos partes, Rahu y Ketu, para mantener el equilibrio universal.

El Nodo Norte (Rahu) nos muestra una nueva perspectiva hacia la vida que nuestra Alma busca desarrollar en esta encarnación. Es un mundo inexplorado que nos causa ansiedad, ya que nos obliga a salir de lo familiar. El Nodo Sur (Ketu), describe aquello que conocemos, lo que hemos practicado, el camino que hemos recorrido y que conocemos bien. Sin embargo, existe una fuerza magnética que busca la unión de estos dos puntos formados por el cruce de las eclípticas del sol y la luna. La cabeza (Rahu) quiere unirse al resto del cuerpo (Ketu).

El Nodo Norte en Géminis

Cuando tenemos el Nodo Norte en Géminis (o en la casa 3), nuestra alma está buscando diversidad, intercambio y sobre todo, aprender cosas nuevas. Géminis (y por analogía la Casa 3) representan la comunicación, la escritura, los viajes cortos, estudios, cursos, diversidad, humor y la sociabilidad. El Nodo Sur en Sagitario ( o en la Casa 9) nos habla de que tenemos mucha experiencia explorando nuevas culturas, nuevas filosofías, formando creencias. Quizás preferimos viajar al extranjero para experimentar cosas nuevas y aprender a través de la experiencia lejos de nuestro entorno inmediato.


Por Qué Plutón Simboliza el Poder Personal– Leelo en Substack (contenido gratuito)


Con esta posición nodal, la tendencia natural es la de dejarnos llevar por nuestras propias creencias. Es posible que tengamos una filosofía de Vida bien definida. Lo que para nosotros es la Verdad es la Verdad. Sentimos una incesante necesidad de buscarle un sentido a todo y podemos llegar a tomarnos a nosotros mismos demasiado en serio.

Pero el Nodo Norte nos lleva a querer relacionarnos con nuestros compañeros, ser sociales, hablar con los demás. Y entonces, es posible que, a pesar de todos los esfuerzos que hagamos para lograrlo, nos sintamos extranjeros en nuestro entorno. Muchas veces sentimos que no sabemos de qué hablar… a menos que demos cátedra de lo que sabemos. Quizás nos sentimos más sabios que los demás. La imagen que me viene es la del chico o chica de la clase que lo sabe todo y que tiene inconvenientes en pasarla bien en la escuela como lo hacen los demás compañeros.

A pesar de todo, el Nodo Norte en Géminis despierta inmensamente el deseo de diversión, de sociabilidad… Queremos ser parte de las conversaciones, queremos divertirnos como lo hacen los demás.. pero no sabemos cómo! Y cuando lo intentamos, muchas veces nos quedamos hablando de banalidades que no nos interesan o entramos en conversaciones que, por alguna razón, terminamos dando lecciones a los demás y nuestros compañeros terminan alejándose de nosotros. «Eres demasiado serio/a», «eres demasiado sermoneador/a», podrían decir antes de unirse a otra conversación sobre la última película de Netflix.

Estas pueden ser algunas de las experiencias que vivimos a través de los años hasta que, poco a poco, comenzamos a comprender de qué viene la mano.

Para poder comprender las cualidades del signo del Nodo Norte, necesitamos atrevernos a sentir completamente las características representadas por el signo del Nodo Sur. Quizás la razón por la cual balancear el eje nodal parezca tan difícil se debe a que no nos permitimos sentir con libertad aquello que representa el Nodo Sur. El nodo sur en Sagitario nos habla de creernos unos «sabelotodo» y que nos importe poco la opinión de los demás. El Nodo Norte en Géminis nos pedirá sociabilizarnos, salir a buscar más información, aprender a hacer preguntas y a basarnos en hechos más que en creencias.

En sí, el eje nodal señala una angustia interna y eterna, porque describe una parte de nuestra conciencia que está como partida en dos, como lo están el pasado y futuro. Quizás la solución sea mantenerse en el presente. De esa manera, creamos un punto convergente en donde Rahu y Ketu pueden encontrarse.

Los signos y las casas en donde caen señalan una contienda emocional por la que pasamos todos. Viviremos experiencias que nos llevaran a los extremos de cada signo… y de esa manera exploramos la falta de equilibrio tanto en uno como en el otro. La maestría llega con el tiempo. Cuando el Nodo Sur en Sagitario logra balancearse con el Nodo Norte en Géminis, nos encontramos con individuos que exploran su entorno inmediato con curiosidad e interés. Y de esa manera, expanden su sabiduría personal.

Con el tiempo, estos nativos comienzan a comprender que, si algo no lo entienden, hacer preguntas está bien. Aprenden a utilizar el tacto en las conversaciones. Se interesan también en temas mundanos, comprendiendo que no son más que otra manifestación de la Gran Verdad. Aprenden a expresar sus dudas y se abren a nuevas ideas y experiencias.

Por supuesto, el resto de la carta va a indicar para qué necesitamos desarrollar estas cualidades. La carta natal es un Todo, y cada planeta o punto astral se relaciona con los demás de una manera que, cuando vemos a la carta natal en su conjunto, todo tiene sentido.

Te interesa una lectura personal? Visita mi página de consultas.

Explora el blog