¿Te has preguntado alguna vez por qué vives determinadas situaciones? ¿O qué buscas lograr a nivel evolutivo? ¿Cuál es el propósito de mi alma? Ésta es una pregunta que nos hacemos muchas veces. Nuestra carta natal puede darnos una idea de ello.

A través de la posición y aspectos de los nodos de la Luna y Plutón podemos comprender el proceso de transformación y evolución de nuestro ser. Quizás esta es la información más esquiva para nuestra conciencia … el proceso de transformación ocurre inconscientemente, no es un proceso voluntario. Y muchas veces tratamos de evitarlo o controlarlo.

Míralo en YouTube

Todos pasamos por esta transformación, tanto individual como colectivamente. Individualmente, lo vivimos dentro del área de vida (o casa astrológica) donde se ubican los nodos de la Luna y Plutón.

Plutón

Plutón nos muestra dónde estamos dejando nuestro antiguo yo. Aquí es donde encontraremos la mayor resistencia. Atravesaremos diversas crisis que nos mostrarán hábitos que ya no nos sirven. Con Plutón nos despojamos de la piel vieja. Su posición en la carta natal señala dónde llevamos recuerdos ancestrales, e incluso recuerdos de vidas pasadas que se manifestarán en esta encarnación como comportamientos irracionales a los que necesitamos dar una nueva conciencia, renovarlos.

Nodo Norte

Los nodos de la Luna nos muestran el salto evolutivo que busca nuestra alma para esta encarnación. El nodo norte indica las cualidades que queremos desarrollar en esta encarnación mientras que el nodo sur nos muestra las cualidades que hemos desarrollado en el pasado con las cuales nos sentimos muy cómodos, y nos hacen proclives a quedarnos donde estamos. Al estar en signos opuestos, aquí vemos como actúan las polaridades. Los nodos, en realidad, son «Uno». No existen uno sin el otro. Al estar en signos opuestos, aquí vemos cómo uno se transforma en el espejo del otro, y de esa manera, se hacen más conscientes de sí mismos.

Nodo Sur

El eje de los nodos es lo que nos empuja a buscar el equilibrio en nuestra vida. Pasamos de un extremo al otro hasta que, a través del tiempo y el aprendizaje, logramos mantener un equilibrio interno.

Por supuesto, la carta natal en su totalidad muestra nuestra experiencia actual:

  • La posición del Sol indica la dirección de nuestro ser mientras que la Luna indica la forma en que percibimos la realidad. Con los planetas personales, (Sol, Luna, Mercurio, Venus y Marte) vemos el formato de nuestro ser, la forma en que sentimos, pensamos, reaccionamos, etc.
  • Júpiter y Saturno, los planetas sociales, nos dicen cómo nos afecta personalmente la realidad y el sistema de creencias en el que nacimos.
  • Los planetas transpersonales (Urano, Neptuno y Plutón) nos muestran cómo las corrientes generacionales de las que formamos parte nos afectan personalmente.

Es a través de nuestro Ser actual que seguimos el camino del alma. No falta ni sobra nada. Incluso los desafíos por los que pasamos, desde la autoestima, los problemas relacionales o materiales hasta los dones que fluyen naturalmente, son parte de nuestro camino evolutivo. Nuestro trabajo en esta encarnación es convertirnos en creadores de nuestro propio destino.


Te interesa hacer una lectura de tu carta natal? Visita mi página de consulta astrológica.


En cierto sentido, la vida es como una escuela donde aprendemos a dominar las energías. Comenzamos a ser (más o menos) controlados por ellos, a través de cómo la realidad externa, que no es más que un reflejo de la realidad interna, se manifiesta en nuestras vidas y, a medida que atravesamos las experiencias, aprendemos a dirigirlas creativamente.

Vistos desde el punto de vista de nuestro Yo Superior, somos artistas que vinieron a crearse a sí mismos. Y hacemos esto usando nuestro libre albedrío y el material energético de este mundo un tanto loco. Es una aventura que vale la pena. Los desafíos que atravesamos solo indican lo que hemos venido a masterizar. ¿No es emocionante?

¿Te interesa en una lectura personal del propósito de tu alma? Este y otros tipos de lecturas se pueden encontrar en mi página de consulta.