Nodo Norte en Aries – Fechas

12 de Julio, 2023 hasta el 28 de Enero, 2025

Lo que hemos completado

El tránsito del Nodo Norte en Tauro y el Nodo Sur en Escorpio ha abierto las puertas para una depuración emocional. Con el eje Tauro-Escorpio, el mensaje de los nodos es que la tranquilidad se consigue cuando nos enfrentamos a la verdad.

Hemos atravesado esta energía desde desde el 22 de Diciembre del 2021 hasta el 12 de Julio del 2023. Podríamos decir que el tránsito de los nodos por los signos activan cualidades específicas, polarizándolas de manera temporal. Esto produce un cierto desbalance que nos obliga a prestar más atención a determinadas áreas de vida. Los nodos nos empujan a hacernos preguntas que nunca antes nos hicimos. Esto permite dar un paso en el camino evolutivo, más por necesidad que por deseo. Claro que, cada uno lo vive de manera particular. Con el eje Tauro-Escorpio, el gran deseo de simplificar la vida implica una mirada más profunda a nuestros apegos emocionales que no permiten esta simplificación.

Escorpio es un signo de Agua y Fijo. El agua no fluye como lo hace en Cáncer o en Piscis, sino que se mantiene en el mismo lugar, como las aguas de un lago. Esto tiene doble filo. Por un lado, la inmovilidad de las emociones permite a Escorpio conocerlas y profundizarlas. Por otro lado, si Escorpio no aprende a transmutar las emociones, puede mantenerse por largas temporadas dentro de una sala de tormentos.


Por Qué Plutón Simboliza el Poder Personal– Leelo en Substack (contenido gratuito)


Con el Nodo Norte en Tauro, el signo opuesto a Escorpio, se ha activado el deseo de tomarnos las cosas con calma y hacer algo concreto para ello. Básicamente Tauro quiere vivir en el presente, día a día, aquí y ahora. Escorpio, quiere sentirlo todo. Es gracias a Tauro que Escorpio puede incluir dentro de su tesoro emocional, la necesidad de tranquilidad y paz. Y ahora, con Júpiter transitando Tauro, hasta el 12 de Julio, este deseo de serenidad está exponenciado, de manera que podemos asentar esta cualidad dentro de nuestro ser de forma permanente. Lo que quiero decir que podemos incluirla como algo natural, como parte de la experiencia total. Al menos… este es el regalo que nos da este tránsito!

Este último año y medio hemos podido sentir todo lo que no nos produce serenidad. Aunque parezca desagradable, en realidad, abre la posibilidad de mejorar nuestra realidad al mirar más de cerca ciertos apegos emocionales o actitudes que no son necesariamente productivos. Se trata de eso.

Lo que comienza

Ahora, con la entrada del Nodo Norte en Aries y el Nodo Sur en Libra, la polarización ocurre entre la acción y el compromiso. El Nodo Norte en Aries activa el deseo de salir por lo que queremos mientras que el Nodo Sur en Libra nos muestra los compromisos que no nos permiten expresarnos de manera espontánea.

Los Nodos de la Luna siempre se mueven retrógrados en la rueda zodiacal. Desde mi punto de vista, no representan un nuevo desafío ya que, al retroceder, es como si ya hubieran recorrido el camino que están transitando. Más que un movimiento hacia lo desconocido, los nodos crean la experiencia de polarización de las energías de los signos por los que transitan, que por supuesto son signos opuestos. De esta forma, y como ya he comentado, crean un desequilibrio que tendemos a buscar corregir. De alguna manera… tenemos la capacidad para hacerlo. Y la posibilidad de hacerlo bien está dentro de nosotros. Sin embargo, podemos sentir una lucha interna de vez en cuando. La polarización ocurre debido al intenso deseo de expresar las cualidades representadas por el signo del Nodo Norte, lo que nos hace notar patrones obsoletos, representados por el Nodo Sur. No significa que debamos abandonar los atributos del signo del Nodo Sur, sino que necesitamos actualizarlos.

Con el Nodo Norte en Aries se despierta el deseo de ser auténticos, de tomar acción, de dejarnos llevar por la inspiración, de iniciar algo nuevo. Con este nuevo deseo, comenzamos a hacernos conscientes de todas las veces en que dejamos de lado nuestra autenticidad en pos de llegar a acuerdos. Notaremos cuando, por querer gustar, modificamos nuestro comportamiento y dejamos de ser nosotros mismos.

Esto no significa que vamos a eliminar la cortesía, la amabilidad y la gracia, sino que que tenemos la posibilidad de llegar a un nuevo nivel de conciencia, en donde las cualidades librianas no oscurecen nuestra autenticidad. Esto nos obliga a formar acuerdos con aquello que verdaderamente es importante para nosotros, y no simplemente para eliminar posibles conflictos.

Estas son las energías evolutivas que se activarán a partir del 12 de Julio y tenemos un poco más de año y medio para trabajar con ello. Como ya he mencionado, cada uno lo hará de manera particular y dependiendo de la realidad personal de cada uno. Sin embargo, todos tenemos a Aries y a Libra incluídos dentro de la carta natal, así como también a Marte y a Venus.

Todos seremos afectados de alguna manera u otra por este tránsito. La necesidad de autoafirmación surgirá y nos hará rever las actitudes de conciliación que no incluyen nuestra verdad esencial – especialmente en las áreas de vida (o casas astrológicas) en donde transitan los nodos.

La lección de este tránsito se basa en crear un sentido del balance que incluya lo espontáneo, lo impulsivo, lo que quiere nacer.

Buen tránsito para tod@s!

Explora el blog