Que es un empática/o?

Los empáticos son individuos que han desarrollado un cuerpo emocional que es capaz de mezclarse con la conciencia de otros seres vivos. Desde muy pequeños, sienten como si estuvieran viviendo una realidad diferente. Se sienten aislados del resto de una forma u otra aunque, al mismo tiempo, entran en relación interna con todo lo que está contenido en el entorno en el que se encuentran. Esta simbiosis también ocurre con los alimentos. Si bien se sabe que cambiar a una dieta basada en plantas es saludable para la salud física, poco se ha dicho sobre las consecuencias que una dieta vegana trae a la salud emocional.

A medida que sacamos productos animales de nuestra dieta, muchas emociones que nos han acompañado durante toda la vida dejan de manifestarse. Gradualmente, dejamos de sentirnos indefensos, sin falta de dirección, un anhelo desesperado, confusión, tristeza crónica, falta de conexión…

Somos Lo Que Comemos

Personalmente, he sido flexitaria desde 2005 y vegana desde 2014. No fue hasta que dejé de consumir productos animales por completo que comencé a «sanar» prácticamente todos mis problemas existenciales. Por ejemplo, la melancolía había sido parte de mi vida desde que tengo memoria. Hasta 2015, pensaba que la melancolía era una característica de mi personalidad. Una noche, mientras hacía un trabajo interno sobre mis emociones, sentí que la raíz de la melancolía tomaba forma clara dentro de mi conciencia. Experimenté la desesperación de una madre que pierde a su hijo. «¿Cómo es posible que esta emoción sea tan poderosa en mí si nunca he estado en esa situación?» – pregunté. Permití que las emociones fluyeran a través de mi cuerpo emocional y de repente vi todos los productos lácteos que había consumido a lo largo de mi vida. Sentimientos de impotencia, falta de poder, confusión, anhelo, … Todo lo que siente una vaca cuando se separa de su bebé poco después del nacimiento, una práctica común de la industria láctea.

Todos estamos comiendo violencia de una forma u otra. Nuestro sistema alimentario carece de conciencia. Últimamente, hay más y más personas que cultivan su propios alimentos (el mejor alimento que uno puede tener), pero esto es inaccesible para la gran mayoría. Más allá del hecho de que las grandes corporaciones han creado etiquetas como «orgánico» o «biológico», la realidad es que estos alimentos en su gran mayoría se producen de forma masiva, automatizada. Si nos damos cuenta del tipo de energía que consumimos a través de los alimentos, sentiríamos que, en muchos casos, las verduras que estamos comiendo no son «felices». Generalmente el proceso de maduración de los vegetales comienza dentro de los camiones, lejos de la luz del sol, la fuente de vida. ¿Te imaginas el contenido emocional de los animales de granja?

Somos Lo Que Vestimos

Recuerdo que en 2011 escuché una charla de Deepak Chopra donde mencionó que, si alcanzamos estados profundos de meditación, podríamos sentir la conciencia de una mesa. Todos los grandes místicos de la historia han hablado de esto. Nuestra ropa también nos cuenta historias. No solo contienen el sufrimiento de los animales que han sido usados, sino también la energía de los humanos que han hecho esa ropa. La mayoría de las grandes marcas contratan mano de obra en países en donde es mucho más barata. En general, el ambiente de trabajo de estos lugares sería inaceptable en el primer mundo. Un empático con la conciencia emocional completamente despierta es capaz de sentir esto.

Es muy difícil alcanzar estos niveles de claridad empática. Tenemos un sistema de auto-protección que apaga nuestra conciencia cuando no nos gusta lo que vemos. Pero poco a poco, a medida que aprendemos a caminar por el mundo emocional, desarrollamos la maestría para hacerlo. Un empático necesita estar alineado con su cuerpo, corazón y mente para estar sano. Y dado que el corazón de un empático está conectado con todo lo demás, es necesario escuchar a nuestra verdad interna y actuar en base a ella. Esto logrará la alineación. A los empáticos no les gusta el sufrimiento de los demás. Cuando permitimos que nuestra conciencia se expanda a todo lo que existe, ya no podemos ser indiferentes al tratamiento dado a los animales no humanos, árboles, plantas, tierras y la Tierra.

Somos Lo Que Sentimos

Cuando una emoción se repite periódicamente, comenzamos a identificarla como un rasgo personal. Lo mismo sucede con las ideas. Cuando repetimos una idea lo suficiente, se convierte en una «creencia». Esto es cuando dejamos de pensar en ella y aprendemos a expresarla como una nueva parte de nuestra «identidad».

Ser melancólico es una creencia, un estado mental nacido de una idea (memoria) que se ha repetido lo suficiente como para convertirse en un «estado de ser». La tristeza o el dolor son las emociones que se esconden bajo el estado de melancolía. Cuando nos permitimos sentir en lugar de pensar en lo que sentimos, la vida se vuelve real. Estamos acostumbrados a suprimir una gran cantidad de emociones porque crean estado de incomodidad, en nosotros o en los demás. Ademas, muchas de las emociones que percibimos no las entendemos si no han sido parte de nuestra propia experiencia. Como empáticos, podemos sentir las emociones de los demás. Cuando sentimos emociones que no forman parte de nuestra experiencia personal, nuestra mente creará una historia personal que dará sentido de lo que sentimos. Haremos una interpretación de lo que estamos sintiendo de acuerdo a nuestras propias experiencias. Esto es lo que se llama proyección. En cualquier caso, la historia «verdadera» de la emoción permanece en nuestro inconsciente. Cuando dejamos de comer productos animales, notamos que nuestro estado mental y emocional se vuelve más claro, más preciso. Y podemos discernir nuestro estado emocional más claramente. Somos capaces de sentir nuestra verdadera naturaleza humana. La mente se vuelve más aguda. Nuestras emociones se convierten en el alfabeto del cuerpo emocional. Y, sobre todo, nos liberamos de emociones que han sido adquiridas a través del consumo de alimentos que contienen el sufrimiento de otros seres vivos.

Hoy hay mucha información sobre cómo hacerse vegano. PETA ofrece un kit vegano para principiantes. Si aún no eres vegano o vegana, pruébalo. Los cambios comienzan a sentirse más claramente después de unos meses de desintoxicación. Una vez que el cuerpo comienza a vibrar en la frecuencia de las plantas, no solo nos sentimos conectados a la vida como nunca antes, sino que también nos conectamos profundamente con la Tierra.

Tienes interés en una lectura astrológica personal? Para consultaciones, encontrarás más información aquí.

Suscríbete! No te pierdas los nuevos artículos! Con tu suscripción, recibirás un cupón de 10% descuento para el reporte "Cuál es tu Destino? El Propósito de tu Alma"