Cuando me vuelvo lógica y no confío en mis instintos, es cuando me meto en problemas.

Angelina Jolie – Plutón en Casa 3

Plutón es el planeta que representa la fuerza del instinto. Nos habla de cambios, de transformación. Su energía transmuta nuestra conciencia. Como dios de las profundidades, va en busca de los tesoros que se encuentran debajo de la superficie, atravesando la oscuridad hasta llegar a la luz. El área de vida o proceso de conciencia que representa la casa astrológica en la que encontramos a Plutón se convierte en la puerta para la finalización de un proceso de transformación que comenzó con nuestro nacimiento. Nos enfrentamos con el miedo al cambio, de dejar atrás el pasado. Si tomamos el ejemplo de la crisálida y la mariposa, es como que cuando nacemos, ya somos mariposas. El trabajo de Plutón es eliminar la crisálida que aún nos rodea. A la crisálida la podemos equiparar con nuestras represiones y tensiones, con el pasado. Plutón nos pide dejarlas ir para poder desplegar nuestro nuevo ser.

Cuando Plutón se encuentra en la Casa 3, puede que sintamos que nuestro entorno inmediato nos controla, de alguna manera u otra. Podemos creer que no tenemos derecho a hablar, a estudiar, e incluso a pensar. Por alguna razón, el tema de la comunicación y el intercambio de ideas es tabú y despierta nuestros miedos más profundos e irracionales. Dentro nuestro existe un fuerte deseo de expresar nuestras opiniones y al mismo tiempo, nos aterroriza hacerlo. Podemos sentir culpa y vergüenza con respecto a nuestra inteligencia, nuestra expresión verbal o escrita, y como consecuencia, aprendemos a controlar lo que expresamos. Esos miedos, culpas o verguenzas pueden haber sido aprendidos de nuestro entorno inmediato, en la escuela, en el barrio, a través de nuestros hermanos. No es que las personas de nuestro entorno actúen de forma deliberada para condicionar nuestra expresión mental, sino más bien es nuestra percepción la que mira la realidad a través de un filtro de desconfianza. Quizás sea un condicionamiento que viene de nuestros ancestros. Algunos astrólogos menciona que Plutón revela la memoria de nuestra alma. En todo caso, con esta posición, podemos sentirnos incomprendidos, controlados o agredidos debido a nuestras observaciones, hasta que comenzamos a dudar de ellas o a callarlas. Plutón nos invita a perder el miedo de pensar.

Quizás exista una tendencia al estrés mental. Se puede despertar una necesidad compulsiva de estudiar, de escribir o de hablar que actúa como un mecanismo de defensa para mantener el control de nuestros pensamientos e ideas. Quizás busquemos información en todas partes, aunque, con Plutón en la tercera casa, es nuestro propio pensamiento el que necesita salir de la crisálida.

Con esta posición, quizás tengamos dificultad en expresar nuestra verdad. La honestidad puede ser una de las cualidades que necesitamos desarrollar. No es que tengamos tendencia a cambiar los hechos (a menos que tengamos un Neptuno fuerte y conflictuado) sino más bien tendemos a ocultar lo que pensamos. La raíz de este comportamiento es la misma: miedo a expresar nuestras ideas. Quizás también tengamos tendencia a querer controlar a nuestro entorno inmediato, las conversaciones, lo que se comunica. Dentro de nuestra memoria álmica existen experiencias de encarnaciones en donde las ideas han sido controladas o bloqueadas. Con Plutón en casa 3, tenemos que hacer un viaje interior hacia los miedos que nos impiden sentirnos libres para generar nuestras propias ideas y comunicarlas. A la vez, poseemos una gran capacidad para entender nuestra mente inconsciente, y como consecuencia, la de los demás. El deseo de entender es intenso. El secreto es permitirnos ser guiados por el instinto.

Los errores son, después de todo, los cimientos de la verdad, y si un hombre no sabe qué es algo, al menos saber lo que no es aumenta su conocimiento.

Carl Jung – Plutón en Casa 3

Con Plutón en casa 3 es a través de ensayos y errores que vamos descubriendo nuestro propio lenguaje mental. Tenemos el poder de compenetrarnos tan profundamente con nuestro medio ambiente que nada se nos escapa. Se puede decir que, con esta posición, nuestra capacidad de observación es como la de un halcón.

Plutón en la Casa 3 nos pide la reposesión de nuestra mente y nuestros procesos mentales. Según los aspectos y la posición del regente de la Casa 3 así como de Escorpio, la tarea será más o menos intensa. Sin embargo, con nuestra gran capacidad para la investigación, una vez que lo logramos, podremos no solo comprender sino también explicar los comportamientos instintivos de la naturaleza humana. El tema con esta posición es el desarrollo de nuestro propio conocimiento y confiar en nuestra percepción.

Carl G. Jung (1875-1961), el fundador del campo de la psicología analítica tenía Plutón en la Casa 3. Investigó y definió las personalidades introvertidas y extrovertidas, arquetipos -patrones o modelos psicológicos que habitan en el inconsciente colectivo (nuestra comprensión compartida y experiencia como seres humanos). También estudió conocimientos antiguos de psicología como la Astrología, el Tarot y el Libro de los Cambios – I Ching. Incluso hoy en día, muchos de los recursos utilizados por Jung siguen siendo tabú para muchos estudiosos de la ciencia. Sin embargo, su investigación sigue siendo válida, siendo uno de los individuos más influyentes en la psicología moderna.

Tienes interés en una lectura astrológica personal? Para consultaciones, encontrarás más información aquí.

Suscríbete! No te pierdas los nuevos artículos! Con tu suscripción, recibirás un cupón de 10% descuento para el reporte "Cuál es tu Destino? El Propósito de tu Alma"
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments