Tenemos una opción… Vivir o Existir.

Harry Styles

Cuando se inicia el proceso de transformación, se pierde la forma original volviéndose pura energía, y así, comienza a convertirse en algo nuevo. Esto es lo que representa Plutón, el planeta de la transmutación, de la muerte y el renacimiento.

Esto es quizás lo más importante que tenemos que tener presente de la acción plutoniana en nuestras vidas, porque cuando la entendemos así, podemos atravesarla con entrega, sin resistencia. Asi, permitimos que Plutón haga su trabajo libremente. Muchas veces a Plutón se lo relaciona con el control porque se lo asocia sobre todo con nuestra reacción hacia lo que que Plutón representa. La transformación despierta temores muy fuertes dentro de nuestra seguridad personal, ya que nos quiere llevar a lo desconocido y ese es un lugar al cual que generalmente no queremos ir de buena gana.  Y esto es porque en este casa se despierta nuestro instinto de supervivencia. Y cuando nos sentimos en peligro, tendemos a hacer lo que sea para salvar nuestra vida. 

La forma en que se manifiesta esta energía siempre va a ser única. Nuestras reacciones dependen de nuestras creencias personales, nuestras memorias y nuestra genética. Y estas son las partes de nuestro inconsciente que Plutón trae a la superficie. 


Lecturas Astrológicas

Descubre tus tesoros interiores a través de la astrología. Cartas natales, comparación de cartas (sinastría). Más información en mi página de consultas.

 

Cuando Plutón está activado en nuestra carta natal, lo primero que vamos a intentar es de retomar el control.  Es por eso que cada uno reaccionara de forma diferente ante la transformación que se manifiesta dentro de la casa en donde se encuentre Plutón. Lo que es similar es la necesidad de control. Y cuando hablamos de la Casa 2, lo que queremos controlar es nuestra autonomía y seguridad material. Como Plutón en esta casa viene a cambiar nuestro sistema de valores y la relación que tenemos con la materia, en nuestro inconsciente se activa un alarma que quiere prevenir la pérdida de nuestra seguridad material. En nuestro ADN llevamos memorias ancestrales sobre experiencias en donde el ser humano se ha encontrado en situaciones de hambre y de extrema pobreza. Morir por no haber podido conseguir suficiente comida,  o porque nuestros talentos personales no han tenido ningún valor es un miedo que está corriendo en nuestra consciencia en segundo plano, constantemente. 

Es posible que estas situaciones ya hayan aparecido en nuestra infancia, en donde quizás hemos sentido que nuestra autoestima no ha sido lo suficientemente nutrida. Hay que entender que hemos venido a este mundo a descubrir nuestro valor personal, y para que esto ocurra, Plutón indica que tocaremos fondo, que pasaremos por crisis que han sido necesarias para que nuestros apegos ancestrales hacia lo que nos hace sentir materialmente seguros puedan ser re-examinados. 

Será en la Casa 2 en donde nuestro instinto animal se despierte de forma irrevocable. Debemos recordar que los seres humanos somos esencialmente primates, y estudiar el comportamiento de nuestros primos, los monos, nos puede ayudar a entender comportamientos naturales que hemos reprimido a través del proceso de domesticación  al que hemos sido sometidos durante miles de años.  Muchos aspectos de nuestra naturaleza han sido reprimidos e incluso castigados… según a la cultura a la que pertenezcamos. Es por eso que cuando Plutón se activa en nuestra carta natal, podemos sentirlo como estrés, miedo, control, vergüenza o culpa. O todo junto! Estas emociones no vienen de Plutón sino de nuestra resistencia a su energía transformadora. 

Entonces, que señala Plutón en la casa 2? 

Con Plutón en esta casa iremos aprendiendo a decir «esto es mío». Es posible que manifestemos en nuestra vida situaciones o personas que controlen de alguna manera nuestros recursos. Muchas veces esto ocurre porque, por ejemplo, a muchos de nosotros se nos ha enseñado que querer algo para uno mismo es un acto egoísta.  Entonces, la energía del «mío» comienza a manifestarse de forma neurótica. Muchas personas con Plutón en Casa 2 sienten deseos «irracionales» de sacarle algo a los demás. Esto es una respuesta natural por no haber podido sentir que sus propios recursos le pertenecen.

Cómo ésto se ha manifestado en la vida, es diferente para cada uno. Lo importante es saber que con esta posición vamos a sentir que lo nuestro no nos pertenece, que no lo merecemos, que no nos corresponde, etc.  Sin embargo, dentro nuestro algo sabe que si tenemos derecho a las posesiones, y quizás por eso las busquemos de formas poco ortodoxas, ya que no nos quedará otra. Y esto ocurre cuando nuestros talentos naturales no son valorados o están controlados por fuerzas externas… generalmente por circunstancias o personas simbolizadas por la casa en donde se encuentre Escorpio. 

Y esto es muy importante entenderlo, porque en Astrología podemos ver que la realidad es en verdad un mundo onírico en donde lo que percibimos es realmente subjetivo. Es nuestra respuesta a las circunstancias lo que les da un significado. Los demás pueden hacernos sentir expansivos u oprimidos, pero eso tiene más que ver con la forma en que nuestro ser percibe las actitudes del otro que con lo que el otro realmente quiere comunicar. Y lo mismo les pasa a ellos.

Esto ocurre sobre todo cuando tenemos a Plutón en la 2ª casa, donde podemos sentir miedo, culpa y vergüenza en todo lo vinculado a nuestra autoestima y valía personal. Con esta posición es necesario interiorizar lo que nos pasa, ya que necesitamos concientizar nuestros impulsos internos, que buscan ser entendidos y revalorizados por nosotros mismos.

Por ejemplo, aquellos con Plutón en la segunda casa tienen una enorme ambición. Poseen la capacidad de transformar su realidad como nadie. Sin embargo, si nacieron en un ambiente donde el concepto de «humildad y desapego a lo material» era importante, esta ambición les hará sentir que hay algo intrínsecamente mal en ellos, lo que crea problemas de autoestima. Los entornos religiosos o donde la riqueza es un símbolo de la corrupción humana pueden hacer que las personas con Plutón en la segunda casa se sientan tan culpables y avergonzadas que necesiten reprimir esta ambición. De esta manera, sienten que serán aceptadas por su entorno.

Esta represión comienza en la primera infancia, que es cuando se forman los sistemas de creencias que nos condiciona nuestra percepción.  A medida que estos individuos van creciendo, ya han sublimado su ambición. Entonces nos encontramos con individuos que no saben lo que quieren, o que no quieren nada para si mismos, o que incluso controlan sus reacciones físicas, lo que comen, lo que gastan… y posiblemente tengan problemas para recibir  placer.    

Sin embargo, la fuerza plutoniana los obligará a enfrentar el deseo de poder material a través de impulsos irracionales, como dije antes. Esto se traduce en situaciones en las que pueden decidir seguir siendo pobres y, por lo tanto, no tener que lidiar lo que significa la casa en la que cae Escorpio. La casa en donde cae Escorpio nos muestra de dónde vienen los recursos innatos que trae Plutón a nuestra segunda casa y que no nos atrevemos a expresar.

La segunda casa representa nuestra primera relación con el mundo de los objetos, algo que ocurre entre los 12 y los 14 meses de edad. Es aquí donde vivimos las primeras experiencias con Plutón cuando lo encontramos en esta casa. Para el niño, el mero hecho de que su madre o su padre lo frenen cuando estaba a punto de alcanzar el vaso que se hallaba sobre la mesa puede convertirse en la primera vez que entiende que debe controlarse a sí mismo. El niño dejará de buscar lo que quiere porque cree que hacerlo provoca el rechazo de los padres, por ejemplo. Así es como la mente de un niño entiende las situaciones. No saben que el vaso de vidrio puede ser peligroso. Solo conciben que si buscan algo que quieren, sus padres lo detienen. Esto es inevitable, aunque no todos los niños lo vivirán como aquellos que tienen Plutón en la segunda casa. Estos niños lo sentirán como un control total sobre sus voluntades. Como consecuencia, aprenden que tampoco pueden cumplir sus deseos, sin entender por qué.

En cualquier caso, estas primeras experiencias son, a la vez, las que contienen la clave de la evolución, ya que, a medida que vamos creciendo, nos llevarán a preguntarnos por qué somos como somos, y ampliarán nuestra autoconciencia, así como la autoconciencia de nuestra especie.

Con Plutón esta posición, la sensación de autocontrol en lo que se refiere a lo que podemos tener y lo que no es muy fuerte. Ya hemos dicho que podemos mantenernos en la pobreza para no tener que lidiar con el estrés que causa adquirir lo que queremos tener. Sin embargo, la energía instintiva se despertará siempre que necesitemos algo y no tengamos los medios para conseguirlo. Entonces podemos incluso robar, como lo haría un animal hambriento. Independientemente de sus consecuencias, robar es la capacidad de conseguir lo que se quiere. No es que todos los que tengamos Plutón en la casa dos salgamos a robar. Es solo una de las manifestaciones que pueden darse con esta posición. Si la energía plutoniana no puede obtener lo que quiere abiertamente, lo hará de forma encubierta. Lo que Plutón en esta posición también indica es que estos individuos pueden poseer una honestidad brutal consigo mismos. Si lo usamos para comprender nuestras reacciones instintivas, descubriremos que el autocontrol es tan fuerte que no nos permite tener lo que realmente queremos.

Entonces, para dirigir nuestra energía plutoniana de una manera más constructiva, debemos investigar qué es lo que ejerce control sobre la expresión de nuestras capacidades, sobre lo que queremos poseer y lo que nos importa.

Plutón en Casa II en Youtube

Nuestra verdadera esencia busca algo que va más allá de la mera supervivencia.  Plutón en casa 2 indica que tenemos un gran talento para obtener lo que queremos. Nos hará experimentar crisis materiales, situaciones de vergüenza y culpa. Nos hará vivir el control de los demás sobre nuestros bienes, nuestros deseos, nuestro cuerpo… Y a medida que vivamos estas situaciones, iremos descubriendo nuestros verdaderos deseos, nuestros talentos personales y nuestra propia valía. Entonces, nos daremos cuenta que Plutón ha sido siempre nuestro aliado, y que solo ha buscado la transformación de nuestro ser. En realidad, es nuestra esencia la que va actualizando la información atávica que recibe de los ancestros. Es la alquimia entre el nuevo ser y la memoria que contiene su ADN lo que inicia el proceso.

Quieres seguir leyendo? Aquí está la primera parte de Plutón en Casa II.


Puedes patrocinar mi trabajo vía Paypal. Muchas gracias!

Para una lectura astrológica, puedes encontrar más información en mi página de consultas.


 

SuscríbeteNo te pierdas los nuevos artículos! Recibe por email las nuevas entradas en el blog, las novedades y más.